Una tormenta solar amenaza la tierra hasta mañana

Una fuerte tormenta solar está impactando los campos magnéticos del planeta Tierra y los expertos estiman que el fenómeno, el más grande registrado en los últimos cinco años, durará hasta el viernes por la mañana.

El tendido eléctrico, los sistemas de navegación satelital y las rutas aéreas podrían verse afectados durante las próximas horas por la enorme nube de partículas cargadas que se hará presente en la superficie terrestre.

El fenómeno tendrá mayor presencia en las zonas cercanas a los polos, donde pueden generarse auroras boreales y australes en esas regiones, si el cielo está despejado.

La tormenta se desató a partir de dos grandes llamaradas solares que se produjeron a principios de la noche del martes, que comenzó con un enorme destello y, a medida que se aleja del Sol, gana mayor tamaño, expandiéndose como una pompa de jabón colosal.

A partir de la madrugada de hoy llegó a la Tierra y las partículas se moverán a más de seis millones de kilómetros por hora. Las regiones solares que provocaron el fenómeno pueden despedir aún más explosiones.

Por la tormenta, los satélites y sistemas de navegación como GPS se verán afectados y presentarán un funcionamiento no deseado. También los aviones tendrán que modificar sus rutas para evitar inconvenientes.

Javier Rodríguez Pachecho, investigador de la agencia espacial europea, dijo en declaraciones a Radio 10:

"Vivimos con una estrella, que es sol, que lleva millones de años muy tranquila pero tiene períodos de actividad más virulenta, que se corresponden a ciclos de 11 años".


"Su virulencia está aumentando. Las llamamos tormentas solares, y consisten en dos fenómenos: la llamaradas solares, en la cuales el sol libera 10 millones de bombas atómicas de hidrógenos en un pocos minutos, esa es la energía de la tormenta. Además se despiden hasta 10 mil millones de toneladas de material solar, andando hasta 4 mil kilómetros por hora", señaló.


El especialista indicó que este tipo de fenómenos no superan los dos o tres días. "La Tierra es un planeta que tiene defensas naturales propias, tenemos un escudo magnético que previene este tipo de impactos", agregó.

En 1972 una enorme llamarada solar desconectó las comunicaciones telefónicas de larga distancia en el estado de Illinois, en los Estados Unidos, mientras que en 1989 una tormenta solar provocó cortes de energía en Canadá, que dejaron sin servicio a más de seis millones de personas.

0 comentarios: