Científicos condenados a homicidio por no alertar sobre sismo


Crédito foto: AFP

El terremoto, que devastó la ciudad de L'Aquila, arrasó el casco histórico y dejó más de 80.000 damnificados, sigue siendo un trauma para todos los italianos y generó polémicas por las negligencias que contribuyeron a ese pesado balance.

Entre los siete condenados figuran grandes nombres de la ciencia en Italia, como el profesor Enzo Boschi, quien presidió el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología y el subdirector de la Protección Civil, Bernardo De Bernardinis.

Durante el juicio, iniciado en septiembre, la fiscalía había pedido una pena menor, de cuatro años de cárcel, contra los siete miembros de la Comisión para los Grandes Riesgos, que se había reunido el 31 de marzo de 2009 en la ciudad de L'Aquila, seis días antes del sismo que provocó la muerte de más de 300 personas.

La Justicia considera que las autoridades científicas divulgaron informaciones tranquilizadoras a la población, que en caso contrario hubiera podido tomar medidas para protegerse.

"Será un veredicto histórico", anticipó poco antes del fallo Wania della Vigna, abogada que representa a cuatro estudiantes sobrevivientes que residían en la recién renovada Casa del Estudiante de la ciudad, que se desmoronó como un castillo de naipes por no respetar las medidas antisísmicas.

Más de 400 temblores sacudieron la región durante cuatro meses; pese a ello, las autoridades no tomaron medidas específicas y se limitaron a advertir que los terremotos no se pueden pronosticar.

"Estoy abatido, desesperado, estaba convencido de que iba a ser absuelto", comentó Boschi tras conocer la sentencia.

La defensa de los acusados anunció que presentará recurso contra la sentencia, que prohíbe además que los científicos ocupen cargos públicos por el resto de sus vidas.

"No siento que haya sido una victoria. Es más bien una tragedia, no nos devolverá a nuestros seres queridos", comentó Aldo Scimia, cuya madre murió durante el sismo.

"Para mí fue una masacre cometida por el Estado. Con este juicio esperamos que nuestros hijos puedan vivir en un mundo más seguro", agregó.

"Es una manera de advertir a quien asume un alto cargo del Estado de que hay que tomarse en serio el propio trabajo, porque estamos cansados de que se asuman tales puestos en forma ligera", comentó Ortensia a TVSky, familiar de las víctimas.

En tanto, más de 5.000 miembros de la comunidad científica escribieron una carta abierta al presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, en la que aseguraron que un terrremoto es imposible de predecir.

"Con este fallo se acaba toda colaboración entre el mundo científico y el Estado", tranzó el físico Luciano Maiani, actual presidente de la Comisión Grandes Riesgos.

0 comentarios: