LA SECTA DEL FIN DEL MUNDO PRODUCE DESASTRES EN CHINA

Por el posible fin del mundo, un hombre trastornado ingresó a un colegio y provocó estragos sobre alumnos. Una secta sería una de las difusoras que provocó el pánico. Min Yongjun, un hombre de 36 años, trastornado por los rumores sobre el fin del mundo este viernes 21-12-12, ingresó a una escuela del centro de China, en Henan e hirió a 23 niños con arma blanca. El hombre, quien además sufre de epilepsia, antes de ejecutar el ataque en el colegio, irrumpió en la casa de una anciana y hirió de un corte con un cuchillo. Al instante, salió descontrolado al escenario adonde lastimó a 23 chicos menores. “Las primeras investigaciones policiales dicen que Min fue afectado psicológicamente en forma aguda por los rumores sobre el fin del mundo”, informó el diario Daily Mail.
  

Por este caso, las autoridades chinas iniciaron una campaña contra la difusión de rumores sobre el fin de la Tierra, por parte de algunas sectas en ese país, y que por ahora cuenta con la detención de unas 500 personas en varias zonas del país, en especial en la provincia de Qinghai, en el noroeste de China, habitada por tibetanos.


LA SECTA DEL FIN DEL MUNDO 

La policía de China informó que más de 400 personas han sido detenidas por extender "rumores" acerca del apocalipsis y el fin del mundo de la profecía maya. Tan sólo en la provincia de Qinghai, ubicada al noroeste del país, centenares de miembros de la secta del Dios todopoderoso fueron arrestados por difundir rumores falsos acerca del armageddon y el supuesto fin de los tiempos que ocurrirá el 21 de diciembre de 2012. 

Las detenciones efectuadas por la policía, que ha coordinado una redada a nivel nacional, también se llevaron a cabo en sitios como Jiangsu y Pekín. 

Los individuos que fueron detenidos hablaban, con pleno convencimiento sus ideas, acerca del Apocalipsis y la mencionada fecha decembrina; según ellos, “el sol dejará de salir”, lo que acarrearía consigo el fin de la humanidad, situación que “sólo ellos podían evitar que sucediera”. 

La prensa china reveló que además de los arrestos, la policía destruyó material gráfico, discos, libros e impresoras. Los detenidos son sospechosos de formar parte de la secta del Dios todopoderoso, misma que fuese creada en 1990 en la provincia de Henan; supuestamente ligada al cristianismo, sus adeptos aseguran que la segunda llegada de Cristo será en China, y que lo hará en forma de mujer. 

Las autoridades afirman que la secta en cuestión suele aplicar métodos muy agresivos, ya que obliga a sus nuevos miembros a entregar sus pertenencias a la organización y está dispuesta a asesinar a aquellos acólitos que amenacen con dejar la comunidad. 

1 comentarios:

Cristiansen dijo...

Una clara muestra de que la destrucción del mundo vendrá provocada por la humanidad misma, y no por un fenómeno cósmico misterioso.